Select Page

This is community newspaper, en Ingles y nuestra lengua, the Newspaper everybody’s reading, Invest in your bussiness by Marketing in ours Newspaper, are in Print & on Line, el periodico que todos leen.



La Casa Blanca dice que se negará a participar en audiencia por juicio político a Donald Trump

El abogado del presidente de Estados Unidos anunció que la Casa Blanca no participará en la audiencia fijada para este miércoles en el Congreso para considerar si procede a iniciar un juicio político contra el mandatario

Washington. La Casa Blanca anunció este domingo que no participará en la primera audiencia pública a la que había sido invitada dentro de la investigación de la Cámara Baja para un juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump, una decisión que pone de relieve su voluntad de deslegitimar esa indagación.
El presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, el demócrata Jerrold Nadler, había invitado a los abogados de Trump a participar en la primera audiencia pública que llevará a cabo el panel que dirige, programada para el próximo miércoles 4.
El abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, envió este domingo una carta a Nadler que indica: “Bajo las circunstancias actuales, no tenemos previsto participar en su audiencia del miércoles”.
Cipollone no descartó que la Casa Blanca o Trump puedan enviar a abogados a futuras audiencias en el Comité Judicial, y aseguró que darán una respuesta al respecto antes de la fecha límite establecida para ello por Nadler, el próximo viernes 6.
Se espera que en la audiencia del miércoles comparezcan expertos legales para hablar sobre los precedentes constitucionales de los juicios políticos, y en su carta, Cipollone insinuó que la Casa Blanca la considera una sesión de menor importancia, al subrayar que no incluye a “ningún testigo relacionado con los hechos”.
El abogado de la Casa Blanca alegó que hay “innumerables deficiencias de proceso que han infectado la investigación”, y que “una discusión académica con profesores de Derecho no proporciona al presidente una pizca de un proceso justo”.
La decisión ilustra la determinación de la Casa Blanca a boicotear un proceso que ha intentado deslegitimar desde que comenzó en septiembre, una dinámica que ha tenido su mayor exponente en el bloqueo de Trump a la comparecencia de varios testigos clave.
Al ausentarse de la audiencia, la Casa Blanca dejará en manos de sus aliados, como el congresista republicano Jim Jordan, la tarea de convencer a los estadounidenses de que Trump no merece un juicio político por sus presiones a Ucrania.
El Comité Judicial de la Cámara Baja será el panel encargado de determinar si redacta cargos contra el presidente, conocidos como artículos para un juicio político.Para hacerlo, se basará en un informe con las pruebas contra Trump que ha redactado otro panel, el Comité de Inteligencia, que este lunes por la noche se reunirá para revisar ese documento clave y el martes votará para aprobarlo y transmitirlo al Comité Judicial.
Si ese panel redacta y aprueba cargos contra Trump, el pleno de la Cámara Baja votaría para decidir si da luz verde a un juicio político en el Senado, donde los republicanos tienen la mayoría y los demócratas tendrán difícil lograr el margen necesario para destituir al presidente.
La investigación se basa en las presiones de Trump para lograr que el Gobierno ucraniano indagara en si el ex vicepresidente estadounidense y aspirante presidencial demócrata Joe Biden fue corrupto en su trato con Ucrania cuando estaba en el poder en el 2016 y su hijo Hunter tenía lazos con la compañía de gas ucraniana Burisma.
Trump ha reconocido que presionó a Ucrania para que investigara a Biden, pero ha negado que ese fuera el motivo por el que retuvo la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda militar al país, o por el que dio largas a los intentos del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, de reunirse con él en la Casa Blanca.

Fuente: elcomercio.com

Protests in Colombia: Why is uribism in check?

Recent mobilizations in Colombia have hit the government of Iván Duque, the new heir of Álvaro Uribe. The ex-president’s party was recently punished in the local elections

 

Colombia has joined Latin America on fire. Tens of thousands of people protest these days on the streets against the government of right-wing Ivan Duque, who has an approval rating of less than 30%. They demand the non-application of reforms to the labor and pension system – which were not officially announced – and claim against a tax reform law.
The protests suggest a crisis of the Democratic Center (CD), the ruling party and which is led by former president Álvaro Uribe (2002-2010).
“Uribismo has already become outdated for what Colombia needs now. You have to defeat him without violence and peacefully at the polls, as he plays. You have to start looking for new horizons ”, asked, during the general strike last Wednesday, Sebastián Giraldo, a student at the Universidad Gran Colombia.
Duque, 43, won the second round of the 2018 presidential elections with 10.4 million votes. It was the largest electoral support in the history of Colombia. Uribism was imposed again at the polls. Uribe or the presidential candidates directly supported by the ex-president had won all the presidential elections of the 21st century, except those of 2014.
But much has changed since then. After less than a year and a half in office, Duke’s approval ratings, considered a moderate within his party, are on the ground. His mentor, Uribe, also does not exceed 30% acceptance, a figure far from the usual for what was the most popular politician in the country.
The ex-plaintiff is being investigated by the Supreme Court of Justice for an alleged case of buying witnesses. The case has affected his image, but the crisis of his party is not explained, in itself, by the process in court.

Fuente: elcomercio.com